Llámanos +34 917 15 43 20

Noticias

Sobre el cultivo de café… Te damos algunos trucos para mejorar el rendimiento de tus cafetos

¡Hola Qualerylovers! Como os prometíamos hace unos días, hoy continuamos nuestro viaje para descubriros algunos otros ‘secretillos’ sobre el mundo del café. En concreto, hoy os vamos a explicar cómo debemos preparar los terrenos de nuestros cafetales y realizar el transplante para que nuestra cosecha sea óptima.

¿Preparados?

Lo primero de todo, debéis saber que para el adecuado crecimiento de los cafetos es fundamental contar con un terreno plano o poco inclinado y protegido del viento. Y, por supuesto, hacer una buena preparación de la plantación en la que crecerán los cafetos una vez que hayan alcanzado el grado de maduración necesario en los almácigos del vivero. Esta tarea se lleva a cabo aproximadamente un año antes de la siembra, y, para ello, hay que llevar a cabo las siguientes actividades:

  • Crear la cabila donde se van a sembrar las nuevas plantas.
  • Eliminar todos los troncos y malezas de la plantación adulta.
  • Medir la distancia entre mata y mata, que es de unos 70 centímetros, y entre planta y calle, que ronda los 2,5 metros.

TRASPLANTE

Una vez realizada la preparación del terreno, pasamos a la fase de trasplante. Tras unos 5 meses en los viveros, nuestras plantas ya se encuentran lo suficientemente maduras como para poder ser trasplantadas al lote o cafetal. Para plantar el cafeto se debe retirar la funda plástica del almácigo sin destruir el ‘pan de tierra’, que debe estar ligeramente húmedo. En el fondo del hoyo mezclaremos tierra enriquecida, abono y colocaremos el cafeto en el centro. Agregam

os tierra enriquecida hasta que el ‘cuello’ del cafeto quede al nivel del suelo y apretamos fuertemente a su alrededor evitando que queden bolsas de aire.

Es entonces cuando el cafeto empieza a crecer y deberá ser vigilado atentamente por profesionales, que se encargarán de la fertilización para una adecuada nutrición del cultivo, lo que permitirá obtener los más altos rendimientos posibles y una excelente

calidad del producto; de la prevención y control de plagas; de la poda selectiva… y pronto, muy pronto empezaremos a ver las primeras floraciones,  que suelen darse entre los 2 y 5 años posteriores a la siembra.

El ciclo de vida de un cafeto es de unos 20, 25 años, aunque su máxima productividad suele darse entre el sexto y octavo año. 

La floración es uno de los momentos más espectaculares del proceso cafetalero… no te pierdas nuestro próximo post, ¡te lo contaremos en detalle!

¡Hasta pronto!

Contáctenos

  • +34 917 154 320
  • info@qualery.es